Abuela Rosa

Rosa Inés Chávez, abuela paterna del presidente Hugo Chávez Frías, en cuya modesta casa de tablas de palma creció el líder bolivariano en Sabaneta de Barinas.

Prólogo

“Permítanme siempre estas confidencias muy del alma, porque yo hablo con el pueblo, aunque no lo estoy viendo; yo sé que ustedes están ahí, sentados por allí, por allá, oyendo a Hugo, a Hugo el amigo. No al Presidente, al  …

Confidencias

Permítanme siempre estas confidencias muy del alma, porque yo hablo con el pueblo, aunque no lo estoy viendo; yo sé que ustedes están ahí, sentados por allí, por allá, oyendo a Hugo, a Hugo el amigo. No al Presidente, al  …

Las propias raíces

La abuela Rosa Inés decía: “Muchacho, no te encarames en esos árboles”. Yo me subía arriba, chico. Había un matapalo en el patio donde me crié, era un patio hermoso y uno se subía en todos esos árboles. El matapalo  …

Yo vendría a buscarte

Mi abuela Rosa Inés nos enseñó a Adán y a mí a leer y a escribir antes de ir a la escuela. Fue nuestra primera maestra. Ella decía: “Tienes que aprender, Huguito”. Las letras redonditas que ella hacía. Quizás de  …

La Negra Inés

Yo tuve una abuela que le decían la Negra Inés. Una negra despampanante, famosa en todo el llano. Han pasado casi cien años y todavía la recuerdan poetas del llano: la Negra Inés, la de la casa del semeruco, cerca  …

Yo estoy vivo de broma

Cuenta mi madre que estoy vivo de broma, de bromita estoy vivo. Un día ella estaba en la cocina, yo chiquitico, de meses. Adán tenía año y piquito. Yo estaba en un chinchorro, llorando y mi mamá le dice a  …

Saca veinte o considérate raspa’o

Cuando mi padre era mi maestro de cuarto grado, me consta que revisaba mi prueba una y tres veces, con mayor rigor que las otras. Yo a veces reclamaba justicia, tratamiento igual, pero no, mi padre era más duro conmigo.  …

El arañero

Ustedes saben que yo vendía arañas. Desde niño, más o menos, tengo noción de lo que es la economía productiva y cómo vender algo, cómo colocarlo en un mercado. Mi abuela terminaba las arañas y yo salía disparado. ¿Pa’ dónde  …

Gente honrada

Recuerdo que compraba a veces a crédito. Nosotros vivíamos de lo que nos daba mi papá, que era maestro por allá en un monte. ¡Imagínense un sueldo de cien bolívares! Mi abuela hacía dulces, vendíamos arañas, tabletas, majarete, dulce de  …

La Virgen de la Soledad

Recuerdo mucho a mi abuela Rosa Inés cuando llegábamos a la casa de palma grande, donde yo nací. Era muy fresca. Pero veníamos de alguna actividad, alguna visita a los vecinos, y la casa estaba sola. Mi abuelita abría la  …