Punto de encuentro

7 Comentarios

Usted busca La Encrucijada de Aragua. Conseguirá unos sitios muy hermosos donde venden comida popular, cachapas, chicharrón, pernil… ¡Cuidado con el colesterol! No abuse. Ese era un punto de encuentro de los revolucionarios del Movimiento Bolivariano en la primera etapa. Ahí nos veíamos, en La Encrucijada de Aragua. Porque era cerca de todo, ahí estaba Maracay. A toda hora, sándwich de pernil y chicharrón. Hay una chicha muy buena. ¿Conoces a la señora Petra, que vende las cachapas? ¡Ajá!, yo sí me conozco todo eso.

A veces, me paraba a la una de la mañana a esperar a los muchachos. “¿A quién esperas?”, “No, esperando a Diosdado”, o ellos me esperaban a mí, o venía Blanco La Cruz de no sé dónde. Ahí nos veíamos y nos escondíamos en casa de Lugo López, que vive por ahí cerca. Hugo López es un mayor llanero, de allá de Guárico. Ese muchacho atacó el 27 de noviembre la cárcel de Yare, a pesar de que tenía muy pocas fuerzas. Y nosotros dentro, desesperados por no poder hacer nada, encerrados ahí en las celdas. Lo primero que sonó fue un mortero que cayó en el patio de la cárcel. ¡Boom! “Empezó la revolución”, dijimos. Y comenzó un ataque a Yare con un grupo de oficiales, de suboficiales y de civiles que se incorporaron tratando de sacarnos. Ellos no pudieron entrar y se replegaron. Lugo López cogió sabana, se fue al frente de una fuerza que se replegaba, cogió pa’ los llanos del Guárico y allá se entregó. El mayor Edgar Lugo López, nunca olvidaré su amistad, su paciencia y sus sentimientos de buen hombre llanero y de buen soldado.

Y Luis Figueroa, este muchacho que ustedes ven, fue presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela, líder estudiantil, líder social y sigue siéndolo. Fue uno de los jóvenes que fusil en mano se fueron a Yare el 27 de noviembre a tratar de liberarnos de aquella prisión. No pudimos avisarles que no lanzaran el ataque; ese movimiento fue delatado. Arias Cárdenas y yo, que no dormimos, estábamos muy preocupados porque ya sabíamos que los estaban esperando. Oímos los ruidos, estaban ubicando una ametralladora en el techo. Intentamos llamar por un radio toda la madrugada. Me quedé ronco: “Águila no sé que, llamando…”. Nada, no nos comunicamos con nadie. Como a las siete de la mañana sonó el primer mortero en el patio de la cárcel, dijimos: “¡Llegaron!”, y se armó el tiroteo ahí.

Lástima que no nos llegaron las armas. Yo preso y tirado en el suelo por la plomazón. Después agarraron una máquina que estaba por ahí. Me asomé y la vi, pero la volaron. Por cierto, un teniente larense, que estaba retirado y se incorporó a ese grupo de combatientes, perdió un ojo. Iba manejando la máquina como fuerza de choque, pero le tiraron con un cañón antitanque. Hubo algunas bajas nuestras, algunos heridos. Los muchachos se replegaron cerro adentro, porque si no, los hubieran masacrado. Los estaban esperando con ametralladoras y cañones antitanque.

/ / / / /

Corrío del Catire Acosta

De ahí venimos

 
7 Comentarios
  • 12 octubre 2012 / 07:10 pm

    Ningún esfuerzo es en vano, todo vale la pena!

  • 15 octubre 2012 / 10:10 pm

    como no recordar ese inteto de liberacion, si participe junto a luis figueroa con quien conpartia las luchas universitarias en la ucv, cuantas luchas junto a el junto a nuestro ideal de un gobierno socialista como el que hoy vivimos y escribimos historia no solo para nuestro pais, si no para el mundo entero.

  • 21 octubre 2012 / 06:10 am

    Mi amado Presidente Chavez, son esas vivencias de luchas continuas junto a Diosdado y otros soldados, que nos hacen comprender la fortaleza de la solidaridad y hermandad revolucionaria. Dios nos mantenga unidos siempre con esa misma lealtad demostrada.

  • 27 diciembre 2012 / 10:12 am

    Gracias a Dios que las cosas pasaron así para que pudiera optar a la presidencia luego y en forma legal taparles la boca El camino de Dios es perfecto! Viva la Patria Buena que Bolivar soñó!

  • Henry
    18 marzo 2013 / 10:03 am

    Te amamos por ser como nosotros, Chávez: Pueblo pobre, pueblo alegre, pueblo cuentos y leyendas. Cómo echamos de menos tus Aló, Presidente. Aquellas maratónicas transmisiones con niños, ancianos, campesinos, estudiantes, obreros, artistas, deportistas, etc. Oh, Dios, que falta me haces, Chávez mio…

    Un beso y abrazo eternos, indomable Comandante.

    Tu hijo de la vida:

    Henry.

  • 30 marzo 2013 / 02:03 pm

    Crudo momento, asi ataca la derecha, ataca a matar, ataca para desaparecernos, ataca solo con la unica condicion de arrasar con todo y tod@s. Creo ahora mas que nunca que nuestro momento de cumplir nuestros sueÑos de un mundo feliz llego, nuestro maravilloso comandante nos dejo el camino labrado! Chavez Vive, la Lucha sigue!!!

  • 02 mayo 2013 / 06:05 am

    Que alegría y a la ves lágrimas al recordar a mi Comandante, aquel inmortal, aquel gigante eterno, eres inmortal mi Comandante, te recordaremos por los siglos para las futuras generaciones, te recordaran por siempre .

Haga un comentario